Proyectos Bellelli: El hormiguero de Espiral

"De todas las creaciones con arcilla y apoyando la idea de Alan de hacer una ciudad, logramos construir esta maqueta. En ella verán diferentes tipos de hormigas y sus hormigueros; hasta castillos, oficinas y canchas de fútbol. Claramente, todo lo que una hormiga necesita. Pero lo que queremos resaltar es el trabajo en equipo, la creatividad y la valentía de sus hijos de poner todas sus ideas literalmente, sobre la mesa. Ellos nos han dado una gran lección durante este proyecto. Nos han demostrado, una vez más, la gran capacidad que tienen de hacerse responsables por su aprendizaje. Durante este proyecto, ellos pasaron por el proceso de imaginar lo que querían hacer; luego comenzaron a crear. Con estas creaciones  jugaron. Un tiempo después se sentaron a reflexionar sobre qué más necesitaban, lo cual los llevó a imaginar otra vez.

Estos chicos no saben cómo será el mundo en el que les tocará vivir, los trabajos que tendrán que hacer todavía no existen y el mejor regalo que les podemos dar es la experiencia de aprender por sí mismos, de acompañarlos durante los momentos difíciles y mostrarles que, con esfuerzo, pueden conseguir grandes cosas. Tenemos que creer que son capaces, tenemos que abogar por ellos y enseñarles a no darse por vencidos.

34305159_1799902506728112_7194414445248905216_n.jpg

Este proyecto es el vivo ejemplo de que la educación no tiene que ser aburrida, instructiva y con resultados cuantificables perfectos. Nos hemos dado cuenta de que el aprender algo con emoción y asombro, significa un crecimiento no solo cognitivo, sino de habilidades sociales también. Además, que esta ilusión debe vivirla tanto el adulto como el niño. Necesitamos construir y cultivar relaciones que nos permitan sentirnos seguros, amados y responsables por nosotros y los demás, y la única manera de sacar adelante al mundo es trabajando por un bien común, más grande que nosotros.

Sean padres involucrados en la educación de sus hijos. Sean padres intensos. Hagan caso a su instinto. Edúquense y estén cerca de personas que los pueden apoyar, porque así como los chicos necesitan de otros, nosotros también.

34512491_1800700676648295_1207133122982838272_n.jpg

Muchas gracias por habernos permitido estar este semestre con sus hijos. Para nosotras ha sido un honor compartir con ellos y con ustedes también. Para los que se van de Bellelli, sepan que dejan un hueco grande, pero que acá tienen una casa que siempre los acogerá y que en nosotras encontrarán una familia que siempre los amará. A los que se quedan, les aseguramos que sus hijos serán siempre amados y respetados., y que pueden confiar y apoyarse en nosotras para lo que necesiten."

¡Muchas gracias!

Lupe Chaves y Sara Mejía - Maestras Espiral 

Aprender desde el arte: un acto político - por Valeria Rodríguez, atelierista

Algunos políticos, empresarios e incluso familias, tienden a desmeritar las propuestas artísticas o culturales que ofrece el Estado o las escuelas por considerarlas poco relevantes en la educación de los niños. Estas líneas son una invitación a repensar esa postura.

El arte dentro de la educación es acción: moviliza; es pensamiento que transforma. El arte posibilita la convivencia con los otros desde la libertad y la empatía. El arte es por sobre todo: un acto político. Por eso, es necesario plantear las políticas educativas y el aprendizaje desde la belleza; con la mirada fija en los Cien lenguajes (propuesta del pedagogo Loris Malaguzzi para aproximarse a las diversas formas de aprendizaje) como la multiplicidad de formas de conocer, asombrarse y construir con los otros.

Para ejemplificar lo anterior, les comparto un fragmento del proyecto de un grupo de niños de Bellelli, un centro educativo para la primera infancia.

Inspirados por sus juegos en el jardín, los niños crearon una historia basada en el arquetipo del lobo. Dos niñas, Isabella y Natasha (4 años), discuten el diseño de la ilustración de una escena. La narrativa es familiar: hay un grupo de niños en una casa resguardados del malvado lobo que merodea el jardín. La casa, es creación de Natasha, mientras que la puerta multicolor, muy segura con candado, es de Isabella.

Arte_¨Politico1y2-768x307.png

 

El debate inicia cuando esta última quiere colocar la puerta dentro de la casa y Natasha no está de acuerdo, ya que esto implica modificar su dibujo original. Antes de tomar una decisión final, las niñas abren paso a otra nueva confrontación: ¿de qué tamaño hacemos el lobo?

Isabella: “tiene que ser pequeño. Que entre por la puerta … [señala el dibujo] yo hice esta puerta … el lobo tiene que entrar por ahí”

Arte_Politico_3-640x360.jpg

Propuesta de Isa:

Natasha: “tiene que ser grande porque los niños le tienen miedo, muy grande”.

Arte_Politico_4-640x360.jpg

 

Propuesta de Natasha

Después de varios intercambios, las niñas no parecen resolver el problema dando vueltas cada una en su mismo punto de vista por lo que me animo a intervenir.

Atelierista: “Chicas, tenemos un problema, los dos puntos son válidos. ¿Creen que es posible llegar a un acuerdo?”.

Después de debatir, acuerdan colocar la puerta donde Isabel gusta y hacer el lobo muy grande como lo espera Natasha. Ambas cierran la sesión de atelier satisfechas con el resultado final.

Arte_Politico_5-640x360.jpg

 

En este caso, el arte como mediador de sus emociones, les permite idear una plataforma de fantasía en la que se coquetea con el miedo de forma placentera. Además, les facilita abordar conceptos matemáticos (proporciones/escalas) de manera lúdica. En este momento, las niñas también trabajaron en su inteligencia emocional: pusieron el interés del proyecto por encima del propio. Sin darse cuenta, ellas dialogaron sobre sus visiones del mundo y cómo construir una realidad compartida. Sin buscarlo, ellas están construyendo democracia. Como decía Paulo Freire: “Todo acto educativo es un acto político.”

El arte en el contexto educativo es terreno fértil para el diálogo. Pocas cosas necesitamos tanto en nuestro país en este momento como eso: madurez y sabiduría para trabajar por el bien común. Entonces, no me parece ambicioso pensar que a muchos políticos les caería bien volver al kinder, dialogar desde el arte y re-aprender de los niños. Quizás (o solo así) podamos imaginar un Ministerio de Educación que trabaje más de la mano con el de Cultura, y podamos soñar con formar mejores ciudadanos: más sensibles y abiertos a la diversidad.

Si pudiera desear algo para mi hija y para sus hijos, es una educación que valore las artes y la cultura como un pilar de su quehacer. No necesariamente como fin en si mismo, pero si como un medio: el medio para alcanzar una vida plena y en conexión con los otros.

Sobre la autora: Valeria Rodríguez es artista visual, gestora cultural y máster en estrategias de comunicación y publicidad (Universidad Elisava, Barcelona)

Proyectos Bellelli: juego, comunidad y naturaleza

Los Proyectos Bellelli son procesos de investigación que nuestros niños realizan en torno a sus intereses. Nacen de sus juegos y etapas de desarrollo; conectan con sus emociones y requieren de relaciones con otros. Los proyectos son naturalmente complejos y flexibles, donde conviven el aprender y el enseñar. Los niños lideran su aprendizaje y un equipo transdisciplinar los acompaña, sostiene y reta a lo largo del trayecto.

Los Proyectos Bellelli requieren de tres condiciones fundamentales para su desarrollo: juego, comunidad y naturaleza. La planificación y ejecución de proyectos Bellelli se nutre de diversidad de materiales, objetos, herramientas, ambientes, disciplinas y teorías, creadas por los niños, en diálogo con ellos o reinterpretados, con el fin de potenciar sus fortalezas y competencias individuales y sociales. Estas investigaciones varían en duración, siempre respetuosas del tiempo interno de los niños y de su nivel de curiosidad.

34371619_1799921916726171_4252535282563284992_n.jpg

Juego | Bellelli : El juego es la condición primordial para el aprendizaje en los Proyectos Bellelli. Es un derecho universal de todos los niños. Jugando es que el niño se conoce y conoce al otro, que lo entendemos en su ser y hacer creativo y que descubre el mundo.  El juego permite a niños y adultos aprender habilidades de la vida como: resolución de problemas, creatividad, inteligencia emocional, flexibilidad cognitiva,  pensamiento crítico, y también sobre colores, números y letras, siempre y cuando exista pasión y reto.

Comunidad | Bellelli : Los niños son seres sociales y ciudadanos activos, inmersos en grupos y sistemas complejos. Estar en relación, para nosotros significa conectar desde el respeto, el afecto y la empatía. Los Proyectos Bellelli se nutren de la individualidad de niños y adultos (maestros y familias), pero favorecen las interacciones, que son condiciones necesarias para negociar, resolver problemas, cooperar, comunicarse asertivamente y trabajar en equipo para alcanzar objetivos para el bien común. Gracias a nuestra política de puertas abiertas, familias y expertos, enriquecen nuestros proyectos de investigación.

34302703_1799904300061266_8200712204526288896_n.jpg

Naturaleza | Bellelli: Los proyectos Bellelli tiene un altísimo componente de diálogo de los niños con la naturaleza: la aman, la investigan, la cuidan, la re-interpretan y la confrontan. Diariamente los niños están con la naturaleza en nuestros jardines de 4000 m2. Estos espacios son el laboratorio perfecto para experimentar, disfrutar y conocer sobre: animales, plantas, colores, la tierra, los fenómenos climáticos, los tiempos naturales, entre otros. En esta línea, buscamos además generar proyectos comprometidos con el desarrollo sostenible, por eso el 40% de nuestros materiales educativos son de reciclaje (material abierto).